CATEQUESIS DEL PAPA FRANCISCO ACERCA DE LA UNCIÓN DE LOS ENFERMOS

Hoy quisiera hablaros del sacramento de la Unción de los enfermos, que nos permite tocar con la mano la compasión de Dios por el hombre. Antiguamente se le llamaba «Extrema unción», porque se entendía como un consuelo espiritual en la inminencia de la muerte. Hablar, en cambio, de «Unción de los enfermos» nos ayuda a ampliar la mirada a la experiencia de la enfermedad y del sufrimiento, en el horizonte de la misericordia de Dios.

Hay una imagen bíblica que expresa en toda su profundidad el misterio que trasluce en la Unción de los enfermos: es la parábola del «buen samaritano», (Lc 10, 30-35). Cada vez que celebramos ese sacramento, el Señor Jesús, en la persona del sacerdote, se hace cercano a quien sufre y está gravemente enfermo, o es anciano. Dice la parábola que el buen samaritano se hace cargo del hombre que sufre, derramando sobre sus heridas aceite y vino. El aceite nos hace pensar en el que bendice el obispo cada año, en la misa crismal del Jueves Santo, precisamente en vista de la Unción de los enfermos. El vino, en cambio, es signo del amor y de la gracia de Cristo que brotan del don de su vida por nosotros y se expresan en toda su riqueza en la vida sacramental de la Iglesia. Por último, se confía a la persona que sufre a un hotelero, a fin de que pueda seguir cuidando de ella, sin preocuparse por los gastos. Bien, ¿quién es este hotelero? Es la Iglesia, la comunidad cristiana, somos nosotros, a quienes el Señor Jesús, cada día, confía a quienes tienen aflicciones, en el cuerpo y en el espíritu, para que podamos seguir derramando sobre ellos, sin medida, toda su misericordia y la salvación.

Pero cuando hay un enfermo muchas veces se piensa: «llamemos al sacerdote para que venga». «No, después trae mala suerte, no le llamemos», o bien «luego se asusta el enfermo». ¿Por qué se piensa esto? Porque existe un poco la idea de que después del sacerdote llega el servicio fúnebre. Y esto no es verdad. El sacerdote viene para ayudar al enfermo o al anciano; por ello es tan importante la visita de los sacerdotes a los enfermos. Es necesario llamar al sacerdote junto al enfermo y decir: «vaya, le dé la unción, bendígale». Es Jesús mismo quien llega para aliviar al enfermo, para darle fuerza, para darle esperanza, para ayudarle; también para perdonarle los pecados. Y esto es hermoso.

No hay que pensar que esto es un tabú, porque es siempre hermoso saber que en el momento del dolor y de la enfermedad no estamos solos: el sacerdote y quienes están presentes durante la Unción de los enfermos representan, en efecto, a toda la comunidad cristiana que, como un único cuerpo nos reúne alrededor de quien sufre y de los familiares, alimentando en ellos la fe y la esperanza, y sosteniéndolos con la oración y el calor fraterno. Pero el consuelo más grande deriva del hecho de que quien se hace presente en el sacramento es el Señor Jesús mismo, que nos toma de la mano, nos acaricia como hacía con los enfermos y nos recuerda que le pertenecemos y que nada —ni siquiera el mal y la muerte— podrá jamás separarnos de Él.

PAPA FRANCISCO.

CLASE DE RELIGIÓN

El próximo 3 de febrero comienza la semana de pre-matrícula para los niveles de infantil y primaria.

Hacer la matrícula es un acto sencillo pero muy importante, porque estáis decidiendo qué tipo de educación queréis para vuestros hijos e hijas. Por ello queremos recordaros que ahora es el momento de hacer constar que queréis clase de religión para vuestros hijos. Es un derecho y deber que tenéis como padres. Y es también una importante ayuda para la educación cristiana de vuestros hijos.

Os animamos a que apuntéis a vuestros hijos a la clase de religión y a que alentéis a otros padres y madres a que también ellos lo hagan. Tened en cuenta que en los centros públicos se ha de marcar explícitamente que se desea cursar la asignatura de religión. Vuestro párroco, Miguel+

CURSO BÁSICO SOBRE LAS UNIDADES DE ATENCIÓN PASTORAL (UAP)

Querida familia parroquial, hace tiempo que nuestra diócesis está en “salida” como pide el Papa Francisco, en camino de conversión y reforma pastoral. En este itinerario de creación de las UAP, se ha propuesto la invitación a cuantas personas están implicadas en la labor pastoral de las parroquias (catequistas, grupo de Cáritas, liturgia, coro…) a un curso básico sobre las UAP, con el fin de conocer esta nueva realidad, involucrarse y animar en este proyecto.

FECHA: sábados 22 y 29 de febrero, de 10 a 12:30h En el Seminario de Pamplona.

PROGRAMA:

Parte I. La Pastoral de la Iglesia hoy.

· La pastoral de una Iglesia en salida (del Vaticano II al Papa Francisco).

· Rasgos de una comunidad evangelizadora.

· Las acciones pastorales de la Iglesia

Parte II. Nuestro proyecto.

· Las Unidades de Atención Pastoral.

· Estructura y desarrollo.

· Un nuevo estilo, un nuevo liderazgo.

Os animo de todo corazón a que acojáis con interés esta invitación a participar del cursillo básico. La Iglesia la formamos todos, y como si de un cuerpo se tratara, todos los miembros son importantes. Que Santa María, Madre de la Iglesia nos acompañe en este camino y nos haga dóciles al soplo del Espíritu Santo. Con el cariño de siempre, vuestro párroco, Miguel+

SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS (18 a 25 de enero)

«Nos mostraron una humanidad poco común» (Cf. Hch 28, 2)

«Nos mostraron una humanidad poco común» (Cf. Hch 28, 2) es el lema de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos que se celebrará del 18 al 25 de enero de 2020.

Este año el Octavario se inspira en la narración de la tempestad que sufrió la nave que llevaba a san Pablo a Roma con algunos prisioneros y que acabaron socorridos en Malta con verdadera humanidad por los nativos de la isla y por el personaje principal, Publio, que acogió en su propia casa a los náufragos y los auxilió hasta la admiración.

Un relato de gran actualidad si pensamos en las travesías de los emigrantes y refugiados en busca de puerto seguro en el Mediterráneo. Miles de ellos huyen de sus países de origen perseguidos por su fe o sus ideas. El relato contrastado con la realidad de cada día es una fuerte llamada a la unidad de acción de todos los cristianos, para que tratemos con solícita humanidad a cuantos nos piden ayuda. Los países de los que proceden los emigrantes padecen males sociales y desórdenes que les obligan a buscar unas condiciones de vida mejor entre nosotros. Es necesario ayudar a los países que los emigrantes abandonan, promoviendo en ellos el respeto a los derechos humanos, la libertad religiosa y el bienestar social que ahora no pueden legítimamente ofrecer a cuantos se ven obligados a emigrar.

Se nos ofrece a continuación un extracto del mensaje que han preparado conjuntamente el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y la Comisión Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias para la semana de oración por la unidad de los Cristianos.

La unidad de la Iglesia ha de ser suplicada en la oración para que venga sobre nosotros la luz que ilumine nuestro entender y saber de las cosas de Dios. Tenemos la tentación de confundir lo que nosotros podemos hacer con lo que solo Dios puede hacer. La oración de Jesús por la unidad de la Iglesia no puede quedar sin la respuesta de Dios; por eso nuestra oración, unida a la oración de Jesús, nos abre esperanzados y llenos de confianza a un futuro que solo Dios conoce, pero que se anticipa en nuestro recíproco amor y mutuo reconocimiento como hermanos en Cristo.

En el difícil camino hacia la plena comunión en la única Iglesia de Cristo, necesitamos fortaleza, para no ceder a la tentación de dar por supuesta una unidad que en realidad no tenemos. Los cristianos no debemos engañarnos y culpablemente padecer un espejismo inútil en su afán. La evolución de las últimas décadas sucedida en algunas Iglesias históricas y comunidades eclesiales ha distanciado a confesiones cristianas que habían andado un largo camino de la unidad visible de la Iglesia. Hemos alcanzado grandes logros en el acercamiento de posturas doctrinales sobre la justificación por la fe y el fruto de las buenas obras. Hemos acercado posturas sobre la vida sacramental y la recomposición de un entendimiento común de la eucaristía, la sucesión apostólica en la fe común y en el ministerio de los Apóstoles, y hemos emprendido juntos un progresivo reconocimiento recíproco de los elementos de gracia y salvación que compartimos en la Iglesia, pero la unidad visible todavía no es una realidad lograda.

Esta solo la lograremos mediante una profunda conversión a Cristo, porque en él estamos enraizados y en él y por su medio, Dios nos ha reconciliado. Todas las Iglesias históricas han perdido fieles y, en Europa, la secularización de la vida cotidiana tiende a excluir la religión del horizonte en el que se hace presente el sentido y la orientación última de nuestra vida mortal. Necesitamos cambiar nuestro corazón y nuestra mente y dejar que la gracia de Dios purifique y transforme nuestra vida, para volver a ser testigos de Jesús en el mundo indiferente de nuestro tiempo.

EL BAUTISMO, FUNDAMENTO DE NUESTRA VIDA CRISTIANA

Somos cristianos en la medida en que permitimos que Jesucristo viva en nosotros. ¿desde dónde podemos comenzar a reavivar esta conciencia si no es desde el principio, desde el Sacramento que ha encendido la vida cristiana en nosotros?

· El bautismo es la puerta que permite a Cristo el Señor tomar morada en nuestra persona y a nosotros sumergirnos en su Misterio.

· En virtud del Espíritu Santo, el bautismo nos sumerge en la muerte y resurrección del Señor, ahogando en la pila bautismal al hombre viejo, dominado por el pecado que separa de Dios y dando vida al hombre nuevo, recreado en Jesús.

· El bautismo es, un signo eficaz de renacimiento, para caminar en una nueva vida (Rom 6: 3-4).

· Al sumergirnos en Cristo, el Bautismo también nos hace miembros de su Cuerpo, que es la Iglesia, y partícipes de su misión en el mundo . Permite a Cristo vivir en nosotros y a nosotros vivir unidos a él, para colaborar en la Iglesia, cada uno según su condición, en la transformación del mundo.

· Cuando bautizamos a un niño, en ese niño entra el Espíritu Santo y el Espíritu Santo hace que crezcan en ese niño, desde pequeño, virtudes cristianas que florecerán después. Siempre hay que dar a todos esta oportunidad , a todos los niños, la de tener dentro al Espíritu Santo que los guíe durante la vida. ¡No os olvidéis de bautizar a los niños!

· Las promesas bautismales que renovamos cada año en la Vigilia Pascual deben ser reavivadas todos los días para que el Bautismo "cristifique": no hay que tener miedo de esta palabra: el bautismo nos “cristifica”, quien ha recibido el bautismo y es “cristificado” se asemeja a Cristo, se transforma en Cristo y se hace de verdad otro Cristo.

Papa Francisco.

CITAS PRE-NAVIDEÑAS EN LA PARROQUIA

Buenos días!

En la semana previa a la celebración de la Navidad os enviamos la agenda parroquial de estos días. Anímate a venir! Te esperamos.

· Misa de pastores, a las 6:30 de la mañana los días 16, 17, 18, 19, 20, 21 y 23. Después de la misa habrá desayuno fraterno.

· Lunes 16 de diciembre a las 19h, Celebración Penitencial de Adviento.

· Miércoles 18 de diciembre, celebramos la festividad de nuestra patrona, la Virgen de la Esperanza con una misa solemne a las 19:30h.

· Jueves 19 de diciembre a las 19h tendrá lugar el Festival de Navidad de la parroquia. Actuarán los niños de los grupos de catequesis y las diferentes ramas del grupo Scout Doniantzu. También se sorteará la cesta de Navidad gigante pro-segué. Colabora comprando boletos ¡son los últimos días!

· I Concurso de belenes familiares en la UAP de Zizur Virgen del Perdón. Si quieres participar, apúntate en el 948 18 22 13 o en el correo electrónico parroquia. Fecha límite de inscripción viernes 20 de diciembre. Se entregarán 3 premios a los mejores. ¡Anímate!

· Viernes 20 de diciembre. Vigilia de Adoración Nocturna abierta a toda la parroquia y parroquias vecinas. Comienza a las 19:30h con la misa. A partir de las 22h se harán turnos de vela durante toda la noche. A las 6h del día 21 bendición, y a las 6:30h misa de pastores. Después desayuno.

· El sábado 21 de diciembre a las 9h excursión parroquial al Gaztelu, donde colocaremos un belén.

· El domingo 22, en misa de 11 se bendecirán las imágenes del Niño Jesús que colocaremos en casa esta Navidad.

· El domingo 22, después de misa de 12:30, ensayo parroquial de villancicos en preparación de la ronda del día 28.

MISA DE PASTORES

“En aquella misma región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño”.

Querida familia parroquial, en la recta final de este adviento queremos vivir estos días como esos pastores del evangelio, en actitud de vela. Por nada del mundo queremos perdernos el anuncio alegre de los ángeles, por nada queremos perdernos las venida del Señor. Estos días previos a la Navidad son días de ajetreo, el riesgo de “adormilarse” y de dejarse llevar por las luces, el consumismo…es grande. Por eso, por tercer año consecutivo, os invitamos a venir a celebrar la MISA DE PASTORES. Los días 16, 17, 18, 19, 20, 21 y 23 de diciembre a las 6:30 de la mañana celebraremos la santa Misa, a continuación desayuno fraterno.

Por la experiencia de estos años es un medio precioso para llegar despierto a la alegría de la Navidad en comunión con los hermanos. Seguro que se puede preparar uno a la celebración del Nacimiento del Niño Jesús de muchas maneras: oración, obras de caridad, ayuno, confesión, lectura de la palabra de Dios…pero ahí va nuestra invitación, que por supuesto no excluye lo anterior, LA MISA DE PASTORES.

De la mano de Sta. María de la Esperanza, nuestra patrona, que Dm celebraremos el próximo 18 de diciembre, Feliz recta final del adviento+

EL HERMOSO SIGNO DEL PESEBRE

¿Por qué el belén suscita tanto asombro y nos conmueve?

En primer lugar, porque manifiesta la ternura de Dios. Él, el Creador del universo, se abaja a nuestra pequeñez. El don de la vida, siempre misterioso para nosotros, nos cautiva aún más viendo que Aquel que nació de María es la fuente y protección de cada vida. En Jesús, el Padre nos ha dado un hermano que viene a buscarnos cuando estamos desorientados y perdemos el rumbo; un amigo fiel que siempre está cerca de nosotros; nos ha dado a su Hijo que nos perdona y nos levanta del pecado. (…)

La preparación del pesebre en nuestras casas nos ayuda a revivir la historia que ocurrió en Belén. Su representación en el belén nos ayuda a imaginar las escenas, estimula los afectos, invita a sentirnos implicados en la historia de la salvación, contemporáneos del acontecimiento que se hace vivo y actual en los más diversos contextos históricos y culturales. (…) De modo particular, el pesebre es desde su origen franciscano una invitación a “sentir”, a “tocar” la pobreza que el Hijo de Dios eligió para sí mismo en su encarnación. Y así, es implícitamente una llamada a seguirlo en el camino de la humildad, de la pobreza, del despojo, que desde la gruta de Belén conduce hasta la Cruz. Es una llamada a encontrarlo y servirlo con misericordia en los hermanos y hermanas más necesitados.(…)

Queridos hermanos y hermanas: El belén forma parte del dulce y exigente proceso de transmisión de la fe. Comenzando desde la infancia y luego en cada etapa de la vida, nos educa a contemplar a Jesús, a sentir el amor de Dios por nosotros, a sentir y creer que Dios está con nosotros y que nosotros estamos con Él, todos hijos y hermanos gracias a aquel Niño Hijo de Dios y de la Virgen María. Y a sentir que en esto está la felicidad.

Extracto de la carta apostólica Admirabile signum del Santo Padre Francisco sobre el significado y el valor del Belén, 01.12.2019

ADVIENTO. UN TIEMPO PARA CAMINAR E IR AL ENCUENTRO DEL SEÑOR

¿Cómo debo preparar mi corazón para encontrar al Señor?”.

3 actitudes: vigilantes en la oración, trabajadores en la caridad y exultantes en la bendición.

· Es decir, debo orar, con vigilancia;

· Debo ser trabajador en la caridad. La caridad fraterna: no es solo dar una limosna, no; también tolerar a la gente que me molesta, tolerar en casa a los niños cuando hacen demasiado ruido, o al marido o a la mujer cuando están en dificultad, o a la suegra.

· Y también la alegría de bendecir al Señor.

Estoy en camino para encontrarlo a Él, en camino para encontrarme, y cuando nos encontremos veamos que la gran sorpresa es que Él me está buscando, antes de que yo comenzara a buscarlo. Él hace su camino para encontrarnos.

El Señor siempre va más allá, va Él primero. Nosotros damos un paso y Él da diez. Siempre. La abundancia de su gracia, de su amor, de su ternura que no se cansa de buscarnos. También a veces con pequeñas cosas.

Siempre me ha llamado la atención lo que el Papa Benedicto había dicho de que la fe no es una teoría, una filosofía, una idea, sino que es un encuentro. Un encuentro con Jesús.

Oh Dios, nuestro Padre, suscita en nosotros la voluntad de ir al encuentro con Tu Cristo’, con las buenas obras. Ir al encuentro con Jesús.

Francisco.

Nuestro Señor mismo ha prometido que bendecirá y santificará a aquellas familias que lo entronicen como Rey.

Las 12 promesas del Sagrado Corazón de Jesús a sus devotos son:

1. A las almas consagradas a mi Corazón, les daré las gracias necesarias para su estado.

2. Daré la paz a las familias.

3. Las consolaré en todas sus aflicciones.

4. Seré su amparo y refugio seguro durante la vida, y principalmente en la hora de la muerte.

5. Derramaré bendiciones abundantes sobre sus empresas.

6. Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano infinito de la misericordia.

7. Las almas tibias se harán fervorosas.

8. Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a gran perfección.

9. Bendeciré las casas en que la imagen de mi Sagrado Corazón esté expuesta y sea honrada.

10. Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones empedernidos.

11. Las personas que propaguen esta devoción, tendrán escrito su nombre en mi Corazón y jamás será borrado de él.

12. A todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, el amor omnipotente de mi Corazón les concederá la gracia de la perseverancia final.