Para tener en cuenta:

UNA PARROQUIA EN CAMINO… hacia el cielo

  1. Nuestro Arzobispo anima al pueblo de Dios a participar de modo presencial en la celebración de la Eucaristía, especialmente el domingo. Por supuesto que NO HAN DE ACUDIR A LA EUCARISTÍA quienes tengan síntomas de la enfermedad o hayan estado en contacto con personas infectadas en los quince días precedentes.
  2. De todas formas, se invita a las personas mayores, enfermas o en situación de riesgo a que valoren la posible conveniencia de no salir de sus domicilios y seguir la celebración por los medios audiovisuales.
  3. En este momento el aforo máximo edel 30% (140 personas), debiendo respetar la distancia de seguridad de 1,5 metros alrededor de cada uno de los fieles. Se os indicará donde os podéis sentar. A la entrada de la iglesia habrá gel desinfectante (haced uso de él) y se pide que no se toquen ni se besen imágenes ni otros objetos de culto.
  4. Los fieles deben hacer uso de la mascarilla. Es conveniente evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca. Al arrodillarse, evitar tocar con las manos la cara y el banco.
  5. Dadas las circunstancias, se recomienda encarecidamente recibir la Comunión en la mano (sin guantes y en silencio). En el momento de comulgar se baja la mascarilla dejando la boca al descubierto y se la vuelve a colocar correctamente después de haber comulgado. En ningún momento se retira la mascarilla ni se deposita en los bancos.
  6. Es necesario seguir las indicaciones del sacerdote y de las personas que colaboran con el orden de las celebraciones. Debemos evitar las agrupaciones de personas, tanto al entrar como al salir del templo. Se recomienda llegar a la celebración con el debido margen de antelación para evitar aglomeraciones en último momento.
  7. Con respecto a los menores de 8 años, los padres verán la conveniencia de traer a sus hijos, valorando su edad y el que puedan cumplir con las normas prescritas.
  8. Se agradece toda colaboración en el servicio de orden y de limpieza.